Pisco con tradicion familiar. Siete generaciones de una arraigada familia iqueña dedicada al arte de elaborar nuestra ancestral bebida bandera.
HISTORIA DEL PISCO
Los conquistadores españoles llegaron al Tawantinsuyo con Francisco Pizarro al mando e iniciaron la fundación de villas y ciudades con San Miguel de Tangarará (Piura) en 1532. Los nuevos pobladores adquirieron derechos y obligaciones como el cultivo de los llamados ‘frutos de Castilla’ que en pocos años se diseminaron por el territorio Inca. Los primeros viñedos se expandieron de manera progresiva hacia el sur, dando origen al ‘vino de Ica’, que pronto reemplazó al traído inicialmente por la Iglesia desde España, para la celebración de los actos litúrgicos. El cronista Pedro de Cieza de León, luego de arribar al nuevo mundo en 1547, constató la presencia de viñedos en casi todos los lugares que visitó, probando sus frutos, los que posteriormente fueron utilizados para elaborar vino a gran escala. Al respecto, Garcilaso de La Vega afirma que el primer vino del Perú se obtuvo en 1560 en la hacienda Marcahuasi (Cusco) propiedad de Pedro López de Cazalla. El rey de España Felipe II dictó normas restrictivas y prohibitivas para la elaboración y exportación de productos vitivinícolas del virreinato del Perú. Ante tal situación, los pobladores se vieron en la necesidad de destilar los mostos excedentes generados por las abundantes cosechas en las pailas aguardienteras de las primeras falcas, naciendo así el pisco. La gran destreza de la población local elaboró recipientes de barro cocido en forma de ánforas griegas llamados piscos, que sirvieron para fermentar, envasar y transportar el aguardiente de uva. Posteriormente la bebida adquirió el nombre del envase, llamándose igual que el río, el valle y la histórica ciudad-puerto de la época colonial por donde se exportaba pisco a los puertos de los actuales países de Chile, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de Norte América, Guatemala, México, Panamá, entre otros. Hasta ahora, el documento más antiguo donde se menciona por primera vez a nuestro aguardiente de uva, es el testamento de Pedro Manuel Bafia ‘El Griego’ del martes 30 de abril de 1613. El término pisco en referencia a la bebida ancestral del Perú, aparece por primera vez en la obra del inglés William Bennett Stevenson: A historical and descriptive narrative of twenty years residence in South America, información recogida desde 1804 al visitar los valles del sur chico y publicada en 1825 en Inglaterra. Desde las primeras décadas del siglo XIX, en USA ya se consumía el pisco. La primera mención en el mundo de un cóctel pisquero, el pisco punch, data de enero de 1839 y aparece publicada en el diario del viajero estadounidense Faxon Dean Atherton. Mientras que en el Perú, Víctor Morris creó el mundialmente conocido pisco sour, en el Morris Bar (1916-1929).

 

Copyright © 2015 tanochavez-webdesign